27 diciembre 2013

DIY · ¡Feliz Navidad!

·
Ahora sí, ya es Navidad. El momento perfecto para las reuniones familiares y reencuentros con amigos que por circunstancias cualesquiera no podemos ver a menudo.


A pesar de ser la excusa perfecta para reunirse, siempre falta alguien y es por eso que debemos hacer lo posible para que se sientan presentes desde la distancia. En mi caso y como viene siendo habitual he optado por enviar una felicitación navideña a esos amigos y familiares que celebran las fiestas un poco lejos.

Con la ayuda de mi amiga Laura elaboramos una felicitación para nuestra amiga Blanca, que por motivos de trabajo está muy lejos (aunque ya mismo vuelve :)



El resultado ha sido una magnífica felicitación, que ha dado como fruto otras más sencillas elaboradas a partir de reutilizar los elementos de la primera.

El motivo principal ha sido un reno, cuya figura se ha recortado sobre acetato para poder rellenar posteriormente con diversos materiales.

· Acetato para realizar el molde.
· Cartulinas de diversos colores.
· Lana y cuerda natural.
· Alambre fino para anudar los pompones.
· Punzón o alfiler.
· Tijeras (normales y con formas)
· Acuarelas.
· Pegamento.
· Purpurina.

El modo de elaboración puede observarse en las siguientes imágenes:


Una vez elegida la composición de la felicitación pasamos a la acción.
Rellenamos la silueta del reno con pegamento en barra para después bañarlo en purpurina, dejamos secar y retiramos con mucho cuidado.


Fue un día intenso, en el que agudizamos el ingenio y los recursos al máximo para dar todo de sí y obtener un resultado digno, más o menos como el que logramos, porque mi amiga Laura no tendrá reparos en admitir que estamos satisfechos con el trabajo ¡qué gran equipo!
Eso sí, sin el permiso de MrWonderful hemos hecho uso de una de sus frases para acompañar el interior, pero es que nos venía de perilla.


De esta felicitación madre, surgen las demás, utilizando el motivo de reno como figura principal, el proceso y resultado es el siguiente:


Primero hice una prueba rellenando el reno en positivo o negativo, y visto que el resultado no era el deseado en ninguno de los dos sentidos, realicé la figura a doble cara, positivo por delante y negativo por detrás.


Unos pompones rojos sujetan la tarjeta de felicitación navideña al sobre perforado que los contiene, aportando un toque más divertido al conjunto.
Los he realizado aplicando un método que desconocía y es hacer un ovillo entorno a un tenedor (u otro objeto, que deje el centro del ovillo libre), he fijado el centro con alambre y lo extraigo del tenedor, luego se recortan los bordes y listo! el resultado es un pompón más pequeño y esponjoso.


A fecha de hoy ya han llegado a sus hogares de destino y estoy seguro de que lucen de maravilla.


2 comentarios:

  1. Me encaaaanta! Una duda, en la felicitación nº 2 los círculos pequeños los has hecho con la perforadora, no? Esa no la llegué a ver, pero me encanta tb!
    Por cierto, se te ha olvidado poner que tb usamos lentejuelas en forma de corazón <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día escribiré un post sin tenerlo que actualizar! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...