26 noviembre 2013

DIY · La Giralda: historia de un lugar

Traigo de nuevo una muy buena idea para personalizar un regalo ¡y hacerlo la mar de especial!

Noviembre ha sido un mes de cumpleaños... no tantos en verdad, pero uno en particular capaz de combatir con una boda gitana por sí solo, y obviamente me ha tenido ocupado. También es el mes en el que, por fin Mr.Wonderful ha entrado en mi casa ¡y por la puerta grande! ahora mi casa parece un muestrario... muy molón, eso sí.

Si bien quería ir publicando manualidades que ya había hecho y os presento este regalo que encontré en las carpetas del verano, en este caso, la afortunada de recibirlo fue mi amiga Vicky, una bella y prometedora historiadora del arte (entre otras cosas) que se merece esto y mucho más.

Allá por el mes de junio, yo andaba estresadísimo intentando zanjar un ciclo en mi vida que amenazaba con prolongarse indefinidamente (siempre he pensado que establecer prioridades es un buen método para alcanzar las metas, y terminar la carrera ocupaba el número uno de mi lista), por lo que no tenía tiempo para pensar en qué regalar ni cómo, me bastaba sólo con reservar el 5 de julio en mi agenda (verano, piscina, sol, amigos, tarta, velas...)

Mientras tanto, el resto de mis amigos estaban dándole al tarro... y algo me había llegado ya, acerca de una pancarta, Sevilla y unas fotos, y sin saber de qué se trataba dí el visto bueno y me ofrecí para concluir el regalo.


Exacto, como veis se trataba de exhibir una pancarta de felicitación por los monumentos más emblemáticos de Sevilla.
Es una idea genial, pensé yo, si la cumpleañera se hubiese encontrado con esto en la calle un día cualquiera de camino a la universidad, pero no fue el caso.


La realidad era que disponía de mucho material fotográfico que cubrían el trayecto que hizo la pancarta por el centro de la ciudad y que debía prepararlo para presentarlo en el cumpleaños.
Barajando un poco el material que tenía y la condición de la persona que lo recibiría, me atrevo a decir que dí en el clavo, y es que contaba con un reportaje completo de la Giralda, que en sí, no es más que un muestrario del estilo histórico-artístico que ha afectado a la construcción a lo largo del tiempo.
El resultado fue un colgador con una concatenación de fotografías que muestra la secuencia artística que ha seguido la construcción de la Giralda hasta nuestros días, aunque en este caso, estaría culminada con la pancarta de felicitación, que me consta que fue motivo de unas cuantas risas.

Los materiales utilizados y el proceso se describe a continuación:
· Fotografía impresa en soporte de calidad.
· Perforadora.
· Hilos de colores.
· Botones variados.
· Percha.


Un pequeño detalle que no puede pasar desapercibido es el pentagrama que aparece en la parte inferior de cada fotografía, y es que ella es una gran aficionada a la música (mejor que Calamardo, desde siempre),  y nosotros la conocemos desde hace ya algún tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...