10 noviembre 2013

DIY · 13+1: 75 primaveras

No todos los días se cumplen años, y haber llegado a los 75 es motivo más que suficiente para una celebración.


Fue el caso del pasado 11 de agosto, día en el que en mi familia celebramos el cumpleaños de mi abuela, aunque no sea exactamente el día en que naciera... y es que según el documento que miremos, el nacimiento de mi abuela aparece con una fecha u otra, en función de la caligrafía y disposición del notario de turno.


Indistintamente, este hecho no quita que sea un gran día de celebración y de reunión en familia; esta familia que formamos su descendencia.

Como no podía ser menos le tenía que preparar un regalo muy especial, con el que se sintiera identificada. Por aquel entonces, mi hermana había estado en la playa y había traído un cubo lleno de conchas y cantos rodados y fue la inspiración que necesitaba para realizar el regalo perfecto, una personalización caricaturizada de cada uno de sus nietos.


Así que, en nombre de todos mis primos, me puse a preparar este regalo conmemorativo. Los materiales que utilicé son:
· Piedras o bolos.
· Pintura al óleo.
· Barniz mate.
· Telas, trapos o cordones.
· Cartón para las etiquetas (tijeras y taladro).
· Cordón natural para las etiquetas.
· Pistola de silicona caliente.

A lo que hay que sumarle una buena parte de dedicación y paciencia.

El proceso es evidente, básicamente cuenta con los siguientes pasos:
· Diseño del dibujo, en mi caso, personalización de cada nieto.
· Pintar las piedras, yo utilicé la técnica al óleo y el resultado es bastante bueno.
· Esperar el secado y barnizar.
· Cubrir la parte no pintada con telas, dejando un cabo de cordón natural para colgar la etiqueta posteriormente. Para fijarlas utilicé silicona caliente.
· Escribir las etiquetas.
· Preparar el envoltorio.


Después de pintar y preparar las etiquetas seguí cubriendo el resto de la piedra con restos de telas, camisetas viejas o cordones que iba encontrando por casa.


Y en definitiva, estos somos todos los primos descendientes de Anita, "la canastera".


Una vez resuelto el qué regalarle había que pensar cómo entregárselo (yo soy muy partidario de los cómo) y volví a la fuente de inspiración primaria: la playa, y es que a mi abuela le chifla la playa, así que decidí realizar una caja en forma de tarta y decorarla con olas y unas guirnaldas como las que cuelgan de algunos de sus chiringuitos preferidos.

Los materiales que utilicé son:
· Corcho para la base.
· Cartón blanco para la cobertura.
· Papel coloreado (para las olas y para las guirnaldas).
· Palillos de pinchitos y cordón natural para las guirnaldas.

El resultado es el que aparece en el gif que da comienzo al post.

Obviamente le encantó el regalo y aún hoy "nos tiene" sobre la cómoda, muy a la mano para presumir de nietos a todas las vecinas que la visitan.

Es todo, nos vemos pronto con más DIY!

2 comentarios:

  1. qué pasada Jose! te pusiste a pintar cada piedra, te quedó precioso!!!! yo quiero un regalo así por mi cumple jajaaj :)
    nos vemos el jueves y ya te sigo!

    http://sweet-perdition.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo entretenido, sí... pero como siempre, fue divertido!! :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...